Viajando con mi obispo

Viajando con mi obispo
FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint

Este fin de semana pasado estuve en la ciudad de Nueva York en el 1er Congreso Carismático Católico Hispano de esta gran ciudad (y andaba con mi obispo). Fue un fin de semana poderoso entre prédicas, talleres, risas, momentos de oración, lágrimas, sanación, liberación, etc…

Es una real bendición tener un obispo con corazón de pastor. En un momento dijo: “Mi carisma es confirmar la fe que tienes y lo que haces”. Al decirlo me vino una lluvia de recuerdos de conversaciones que hemos tenido y como me ha corregido, consolado y animado por años. Poder presentarle a amigos y amigas que tengo en NY y que ellos percibieran de primera mano a este pastor y a la vez que él pudiera conocer a personas tan maravillosas fue un honor. Y sobre todo ver al Señor actuar con Poder en medio nuestro.

“La enfermedad no es de Dios. En cierta forma detrás de cada enfermedad está el diablo”. Dijo Monseñor De La Rosa en una de sus prédicas. Definitivamente es una confirmación a mi fe y a lo que he estado predicando por años. Escuchar a mi obispo decirlo frente a cientos de personas es potente, confirmador, emocionante. En un momento alguien se nos acerca y nos pide oración y el me mira diciéndome: “Tu dirige la oración”. Mientras los dos imponíamos las manos sobre la persona. Ahí caí en la cuenta que después de años conociéndonos fue la primera vez que mi obispo y yo oramos cara a cara por alguien. Ya lo habíamos hecho desde alguna tarima y junto a otras personas pero nunca así como en este fin de semana.

Tuvimos un momento de oración por el Bautismo en el Espíritu luego de una de sus prédicas sobre lo que es la Renovación Carismática. La oración la dirigíamos el Padre Eduardo y yo. De repente se nos acerca Monseñor y toma el micrófono para motivar a los presentes que no habían recibido el carisma de orar en lenguas a que se atrevieran a pedirlo en ese momento, diciéndonos que este es uno de los tantos signos que indican que una persona ha sido bautizada por el Espíritu. Pero verlo a él hacerlo y animarnos a orar en lenguas fue una bendición.

Todos los días hacíamos desde la tarima oración de sanación. Una de sus más grandes preocupaciones o más bien ocupaciones es que ante tanta gente con grandes necesidades puedan experimentar el Gran Poder de Amor que tiene Jesús para sanar al que sufre. En uno de estos momentos de oración habíamos 5 personas dirigiendo la oración y el detrás animándonos. Entre ellos el Padre Joseph Espaillat (Director Hispano de la Renovación Carismática en NYC).

Nos hicieron la cortesía de hospedarnos en un hotel, todas las mañanas Monseñor y yo nos juntábamos en el pequeño restaurante del hotel para desayunar. Uno de esos días una de las personas que nos servía el desayuno me pregunta frente a él: “¿Es tu papá?” Yo lo miro, me sonrio y le digo: “Es como si lo fuera. Es mi obispo”. Inmediatamente dijo: “¡Bendígame por favor!” Y allí en medio de todos oró por ella. En fin, estoy como niño después de volver de viaje con una de las personas más importantes en su vida. Una bendición para mi el haber estado con él.

Si quieres deja tu comentario y compártelo con quien consideres.

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint

18 Comments

  1. Si supieras, k asisti a ese retiro solo por ver a monsenor, k cuano apenas tenia 7 años lo.conoci y ver el poder k Dios le ha dado para sanarnos me llena de orgullo.
    Dios le de a los dos mucha salud.

    Reply
    • Gracias, fue una bendición el estar juntos y ver a Dios actuar con tanto poder.

      Reply
    • Darwin, me gustó el artículo. Gracias.

      Reply
  2. que dicha tan grande tienes miguel y que grande es contar asi de cerca con tu acesor o obispo en tu caso que te apoyan en tu ministerio de sanacion, nosotros tenemos nuestro acesor pero creo que es algo reservado con todo eso de orar por sanacion y no es el apoyo tan fuerte como en tu caso, gracias por compartir miguel que dios te bendiga”¡¡¡¡¡¡¡

    Reply
  3. Alabado sea Dios por tan grande bendición. A mi me toco viajar en el mismo avión que mi obispo. Pero
    Como extraños . Pues El no me conocía. Y aún así es una gran experiencia. Con mayor razón así
    Como compartieron ustedes . Y además gracias por compartir.
    Sigo en oración por ti y tu familia. Para que el Espíritu Santo te siga guiando en ese libro
    Nuevo que escribes.

    Reply
  4. Gracias por compartir esta maravillosa experiencia en verdad que es gratificante qué tengamos este acompañamiento de parte de nuestros pastores

    Reply
  5. buenos días hermano. que hermoso es contar con esas bendiciones de poder llevar esa palabra de amor a otros lugares, sabe lequiero pedir de favor que nos acompañe esn sus oraciones por nuestra comunidad se llama Arriaga, Chiapas, Mexico. aca hay una comunidad de renovacion pero se ha hido decallendo poco a ´poco a tal grado que ya hay una divicion muy marcadapor favor hermano ore por nosotros

    Reply
    • Alicia, cuenta con mi oración

      Reply
  6. Qué HERMOSO, estoy muy emocionada de imaginarme la dicha que viviste. No hay palabras para expresar tanta bendicion. FELICIDADES! seguimos en ORACIÓN los afortunados de estar en comunicación contigo. Bendiciones para ti y tu familia. Dios manifestando su amor a través de ustedes para la humanidad. Un abrazo lleno del amor de Dios para ti y tu familia.

    Reply
  7. Wow que hermosa experiencia y vivencia hermano MH, Gracias por compartir con nosotros lo que Dios y el E.S. le demuestran de distintas maneras su Amor y Misericordia infinita, espero tener algún día la oportunidad de conocerlo y saludarlo de cerca. Saludos y bendiciones desde la Diócesis de San Andrés Tuxtla, Veracruz.

    Reply
  8. Toda la Honra y el Honor a nuestro Dios que sigue dándote sorpresas hermano Miguel, si yo estoy emocionado con lo que compartes, ya me imagino como estas Tú que lo viviste. Gracias por compartir tu alegría de lo que te regala el Señor. por eso le agradezco a Dios por tantas sorpresas que tiene para sus hijos. Bendiciones hermano Miguel y te esperamos aquí en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

    Reply
  9. Que bendición tan grande, el tener el apoyo de tu Obispo!!! oremos por todos los Obispos, para que el Señor nos de la gracia de tener su acompañamiento sobre todo en el tema de orar por sanación. Un saludo y un abrazo con mucho cariño hermano Miguel Horacio.

    Reply
  10. Bendito sea el Señor Jesús por este obispo, muchos de estos por favor, la iglesia y el mundo los necesitamos. Que siga siendo bendecido por el Dios vivo, el Dios que todo lo puede. Así sea.

    Reply
  11. Agradezco infinitamente a Dios todas las bendiciones que pone a nuestro alcance a través de tu misión y Glorifico por esa unidad en nuestra iglesia . Abrazos y oraciones !

    Reply
  12. Que bendición! oremos por todos nuestros pastores y por nosotros para que perdamos el miedo a Dios de amor, de sanación, de milagros. Y vivamos nuestra fe sin miedo, ya que cuando entra el miedo hecha hacia fuera a la fe y viceversa.

    Reply
    • Exacto!

      Reply
  13. Bueno es ver cómo un apóstol acompaña a su discípulo para hacer la obra de Dios.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *