Conferencia de Sanación 2017

Conferencia de Sanación 2017

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint

Aparta esta fecha 8 al 12 de Noviembre 2017 nos reuniremos en la 1era Conferencia de Sanación que celebra la Comunidad Siervos de Cristo Vivo. Este año con el lema Irrefrenable Misericordia.

Durante estos días nos retiraremos en la Escuela de Evangelización Juan Pablo II de Santo Domingo, República Dominicana. (Lugar en el cual descansan los restos del P. Emiliano Tardif) con el propósito de profundizar en la Presencia de Dios y el Ministerio de Sanación Integral que nos ha concedido a Su Iglesia.

Estará con nosotros Mary Healy, doctora en teología y experta en el tema de sanación. También nos acompañará mi obispo Monseñor de la Rosa y Carpio, María Sangiovanni y otros hermanos de mi comunidad. Tendremos días no sólo llenos de prédicas, talleres, formación en el Espíritu sino de sintonizar con la Irrefrenable Misericordia de Dios.

El costo será de $275 dólares (esto incluye alimentación y hospedaje). Espero puedas acompañarnos.

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint
Alicia en el país de los dragones

Alicia en el país de los dragones

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint

En esta ocasión te quiero contar un testimonio del inicio de una liberación. Cuando digo una liberación lo que quiero decir es que esta persona estaba mal influenciada por espíritus y cuando hablo de un inicio es porque cada liberación es un proceso de sanación en el cual hay que respetar y comprometerse con cada paso del proceso.

Nota importante: Le llamaremos Alicia (no es su nombre real) pues quiero preservar su privacidad, pues aún no miramos con ojos de misericordia a quien ha sido atacado por demonios, con o sin culpa de esos ataques. Espero un día en la Iglesia podamos escuchar a las personas que fueron liberadas contar sus testimonios sin que les miremos con ojos de ‘oh-oh ese es un ex-endemoniado’.

Estuve hace poco en una ciudad de México predicando en un Congreso Diocesano. Uno de los servidores se me acerca a preguntarme si podría orar por una pariente suya que está muy mal. Le pedí a la persona que me acompañaba en la predicación que estuviese conmigo en la entrevista (siempre realizamos una entrevista antes de orar por cualquier persona).

Nos presentan a Alicia. Le pedimos se siente y que nos cuente en que podemos ayudarle. Ella dice que mientras escuchaba las predicas se da cuenta de que ella a pesar de tener años yendo a la Iglesia, se dio cuenta que ella no tiene fe en Dios. Nos decía que además ella estaba haciendo un curso en la parroquia, pero que nadie le explica como tener fe. Que ella quiere que alguien le saque de su confusión y le de unos pasos concretos a seguir para adquirir fe.

Mi compañero y yo nos miramos, pues no teníamos, ni tenemos, esos pasos buscados por ella. Pero sí le dijimos que podíamos orar para que Dios le diera fe. Le preguntamos que si hay algo más por lo que podamos orar. Ella nos dice que siente que su vida no tiene sentido, que no tiene pareja y que en su familia le dicen que ella morirá sola, pues que ella es muy complicada para encontrar pareja. Que se siente incomprendida y bajo la mirada enjuiciadora de sus familiares.

Le dijimos que oraríamos por ella y que si nos permitía tocar su hombro para orar con ella. Ella accede. Inmediatamente comenzamos a orar me vino una imagen mental de: “Una niña sola en una terraza y que estaba esperando que la buscaran y la llamaran y la abrazaran pero se quedaba allí mismo dormida, sin que nadie se preocupara de ella.” Le cuento la imagen y le pregunto si esto le hace sentido. Ella cuenta que cuando niña su madre trabajaba y la dejaba sola con su hermana mayor, pero que no la cuidaban bien y que ella creció necesitando el cariño de sus mayores. Comenzó a llorar con mucho sentimiento.

Mi compañero oraba para que el Amor de Dios sanara esas heridas abiertas por la falta de amor en la niñez de Alicia. Ella se calmó un poco y de repente (esto lo he visto en varios momentos de liberación) De repente la persona como que cambia de canal y se pone agresiva. Dice: “Es que no entiendo la fe…yo quiero entender..tengo mucha confusión…de que me sirve el Amor de Dios si no entiendo nada…Dios ha permitido que me pase esto”. Esto es un choque del Amoroso Poder de Dios con la influencia del mal en la vida de Alicia. Ella sin darse cuenta estaba rechazando lo que sería el inicio para descansar, reiniciar y en fin entender. Ella estaba rechazando el Amor de Dios.

La única entidad que ve el Amor de Dios o a Dios como a su enemigo es el diablo. Entonces cuando alguien comienza a ver a Dios como a su contrario o como alguien que le quiere mal, esto indica influencia de algún espíritu malo. Cuando una persona está así, necesita liberación, pues si su voluntad sigue aceptando la mala influencia del mal, nunca aceptará la influencia del Amor de Dios que en el fondo es lo que realmente le liberará y sanará de todo.

En ese momento el Señor me presentó la imagen de un joven vestido de negro, con las uñas pintadas de negro y hasta con los bordes de los ojos pintados de negro. Le pregunto a Alicia si esta imagen la hacía sentido y ella responde que esa imagen describía a un ex-novio y agregó que era al que ella más había querido. Entonces le preguntamos ¿Por qué crees que el Señor nos presenta a ese ex-novio en este momento de oración? Ella responde que ese ex-novio la influenció mucho. Aquí vino del Señor otra revelación o palabra de conocimiento, es lo que en mi comunidad reconocemos como el efecto ‘Kleenex’ de una palabra de conocimiento luego surje otra.

Lo próximo que presentó el Señor fue ‘algo que ella se colgaba en el cuello’. No veíamos lo que era exactamente y le preguntamos que significaba eso para ella. Nos dijo que ella le había hecho un regalo a ese ex-novio, pero que al terminar la relación el se lo devolvió a ella y que ese regalo era un dije de un dragón. Ella en este momento nos contó que ese ex-novio estaba metido en cosas muy raras, además nos dijo que ella había ido a donde una persona aparentemente con ciertos ‘conocimientos esotéricos’ a que le ayudará a retener a este novio y lo que el le dijo es que pusiera ‘su alma en algo para regalárselo al novio’ y ahí fue que ella compró aquel dije en forma de dragón, se lo llevó este ‘maestro elevado’ y le puso supuestamente su alma al dragón para luego regalárselo al novio. Le pregunté si todavía ella tenía este dragón y ella nos dijo que sí y que además a ella le gustaban mucho los dragones y tenía su habitación llena de figuras de dragones.

Con mucho cariño pero con firmeza le dijimos a Alicia que aquello que hizo fue un pecado contra la fe y que esa era la razón esencial por la cual ella tenía un bloqueo en su fe. Le preguntamos si ella se había arrepentido de eso que hizo de ponerle ‘su alma al dragón’. Ella dijo que no, que no sabía que eso era algo malo. (Lo curioso es que es una persona que frecuenta la Iglesia). También le dijimos que en la Palabra de Dios en ocasiones al enemigo se le describe como a un dragón. Le motivamos a que luego de la oración para que este proceso fuese efectivo ella debía hacer una confesión de sus pecados y específicamente de este para que un sello sacramental terminara con ello. (Esto lo dejamos en manos de ella pero es bueno aclarar que si esto no se hace luego es posible que los demonios regresen, pues el agujero debe ser llenado con la Gracia de Dios).

En este momento le preguntamos a Alicia si ella estaba de acuerdo en que necesitaba deshacerse o tirar ese dragón, como signo de renuncia a aquel estilo de vida que adoptó mientras tuvo esa relación de noviazgo. Ella dijo que sí.
¿Alicia estás arrepentida? ¿Estás consciente de el mal que esto trajo a tu vida? Ella con lágrimas en sus ojos dijo que sí. “Me arrepiento”. Entonces ella comenzó a temblar. (Esto es característico de algunas influencias de espíritus malos cuando ya sienten que no van a lograr seguir dañando a la persona se comienzan a manifestar).

“Alicia cálmate” le decimos “Debes ejercer tu voluntad de ser libre de todo esto”. Ella dijo que no sabía lo que le estaba pasando y que se sentía mareada. Nosotros sin poner mucho caso a sus temblores, mas bien enfocándonos en su persona le preguntamos: “Alicia ¿Crees que algún espíritu podría estarte molestando? ¿Nos permitirías hacer una oración de liberación por ti?” Ella dijo: “Sí, por favor, háganla”. (Nosotros en mi comunidad nunca oramos por liberación por nadie que no esté de acuerdo con ser libre de alguna influencia maligna). Oramos y cortamos con la influencia recibida de aquel ex-novio y de la práctica al rededor del dragón. Le invitamos a Alicia ahora poner su alma en Jesús y que lo dijera en voz alta. Alicia hizo una preciosísima oración. He notado que cuando las personas oran después de una liberación el Espíritu Santo se derrama poderosamente sobre todos los que estamos presentes.

Al terminar le recordamos a Alicia que para que la liberación fuera completa le faltaba:Ir al Sacramento de la Reconciliación y formalmente confesar su pecado contra la fe. Sacar de su vida todo objeto que la uniera a aquel estilo/relación, en este caso todos los dragones en su habitación y además mantenerse protegida en comunidad de amor y unida a Dios, pues el enemigo siempre andará como león hambriento buscando por donde morder.

Para concluir, Dios tiene Poder para liberar PERO hay varios factores que a veces no se dan para que esto ocurra:

1. Muchos creyentes miedosos que se rinden llorosos ante el mal y no luchan en fe contra el mal, comunidades llenas de llorosos que no se atreven a orar por los que sufren. Hace falta una generación Poderosa en el Espíritu Santo.

2. Una profunda falta de Amor de Dios en las familias y en la Iglesia que abre la posibilidad para que los faltos de amor abran puertas a prácticas esclavizantes. Hace falta una consciencia estable de que el Reino de Dios está aquí activo.

3. Una evangelización sin Poder de Dios que permite que personas en la Iglesia sigan esclavas de influencias malignas. Cuando el Poder de Dios se derrama en una evangelización lógicamente los espíritus malos brincarán de susto, como pasó en aquella sinagoga en la que entró Jesús y un creyente manifestó un espíritu malo. Hace falta transmitir el Poder del Evangelio, no sólo conceptos.

4. La falta de información sana y formación equilibrada en cuento al poder de liberación que contiene en sí mismo todo bautizado. Tenemos a Dios dentro. Nuestras casas y nuestros hogares estarán protegidos cuando nuestra forma de pensar sobre el enemigo cambie. No es lo mismo el pensamiento de un esclavo lloroso que de un Siervo de un Dios Victorioso. Hace falta practicar/obedecer más la Palabra de Dios.

Deja tu comentario aquí y por favor si quieres comparte esto con quien creas le sirva.

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint
Querer hace la diferencia

Querer hace la diferencia

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint

¿Te haz dado cuenta que el querer activa la fe? Cuando una persona no quiere recibir de Dios no podemos obligarla. Dios tiene una hora de salvación para cada persona.

Hace aproximadamente 3 años mientras estaba en un retiro para una comunidad de Denver, Colorado una madre nos trajo a su hijo para que habláramos y oráramos con él…PERO el no quería. (Esto es típico de algunas madres, quieren que ‘el predicador’ haga algo como ‘por arte de magia’ pero la fe no funciona así.)

Jesús nunca sanó a nadie que no quiso ser sanado. De querer ser sanado o querer ser tocado por Jesús, a ser tocado por Jesús sólo hay un paso en fe de acercarse a Jesús con corazón abierto.

En este mes estuve de nuevo en Colorado (si no lo haz leído y quieres, puedes leer el testimonio de lo que ocurrió en el avión, clickeando aquí.) En esta ocasión se nos acercó la misma señora de hace unos años con su hijo pero la diferencia es que en esta ocasión, el sí quería hablar y que orásemos por él.

Fuimos a un lugar privado y nos sentamos a hablar con el muchacho. “¿Por qué quieres que oremos por ti? ¿En qué podemos ayudarte?” El responde: “No sé que hacer con mi vida”. Nos dice unas cuantas cosas más pero en definitiva se sentía vacío, sin propósito y con un futuro bien nublado. También nos dijo que sufría de gastritis y que en esa misma semana tuvieron que llevarlo al hospital por un gran dolor en el estómago. Le preguntamos que cuanto le dolía en ese momento y nos dijo que en una escala del uno al diez, le dolía como un cinco.

Irwin, mi amigo que me acompañaba y yo, pusimos nuestras manos en su hombro y comenzamos a orar. Inmediatamente tuve una visión de ojos abiertos: Le vi dibujando. Esta es una persona que no conocía. No sé más que lo que me cuenta en la breve entrevista antes de orar por él. Le pregunto: “¿Te gusta dibujar?” El se sonríe, abre sus ojos sorprendido y me dice: “Me gusta mucho dibujar”. Entonces siento que Dios me dice: “Su propósito en la vida es dibujar. Yo lo hice para dibujar. El se alegra al dibujar pues yo también”. Le dije lo que sentía de parte de Dios y que sentía que cuando el dibuja, Dios se pone a su lado y le bendice, por ello siente tanta satisfacción al hacerlo.

En este momento no podía parar de reír. La alegría que sentía de que Dios no sólo estuviera de acuerdo con su más grande pasión, sino el descubrir que estaba hecho para eso, le llenaba la boca de risa. También sentí y le dije que en un futuro no muy lejano sus ingresos económicos vendrían de sus dibujos y que no necesariamente estos dibujos tenían que ser sobre Jesús.

Irwin le pregunta: “¿Haz dejado de dibujar?” Otra vez se sorprende y dice: “Sí, lo dejé”. Irwin le pregunta: “¿Y por qué?”. El dice: “Es que yo encontré muchos obstáculos y me desanimé”. Irwin le dice: “Ahora con Dios de tu lado, aunque vengan problemas nada te detendrá”. Aquí me vino la imagen de el muchacho jugando video-juego en su casa y le pregunto que si esto significa algo para él.

En muchas ocasiones el enemigo quiere apartarnos del propósito que Dios nos puso en el corazón al crearnos, con esto logra que andemos tristes y sin sentido de vida abundante (si quieres lee Jn 10,10 Jesús nos habla sobre esto).

Me dice que es un juego muy raro que el jugaba pero que ya lo había dejado. Le decimos que el enemigo lo quiere distraído e infeliz, si se refugia en este juego se aleja de su propósito y se llena de infelicidad. El asiente, se da cuenta que está más feliz cuando dibuja.

En este momento le preguntamos cómo está el dolor de su estómago. Y él dice que le había disminuido de cinco a dos. Entonces oramos de nuevo por su estomago, le ordenamos a la gastritis irse en el Nombre de Jesús. Al instante el dolor se va. Ahora sólo tiene que chequear con el doctor a ver si la gastritis se fue junto con el dolor.

Me sorprendió este tiempo de oración con este muchacho. Lo que hizo la diferencia fue que: el estaba totalmente abierto para que Dios actuara en su vida. Lo he dicho otras veces en la Iglesia he encontrado creyentes sin fe y fuera de ella he encontrado no creyentes con mucha fe. Este muchacho es ejemplo de eso. No es de las personas que va a grupos de oración y acompañaba a su madre a regañadientes, hasta esta vez. Fue abierto, con la apertura de la fe y Dios actuó y le bendijo.

Algunas preguntas para reflexionar (por favor deja tu respuesta más abajo en comentarios):

  • ¿Conoces creyentes ateos?
  •  ¿Haz experimentado que en momentos de dificultad algunas personas fuera de la Iglesia están más abiertas a recibir de Dios ?
  • ¿Qué crees se puede hacer ante alguien que sabe mucho de Dios pero se cierra a recibir de Él?
  •  ¿Haz leído cuando Jesús dice que ‘las prostitutas y publicanos’ entrarán primero al Reino de Dios?

Si quieres compartir este artículo con algún amigo o familiar tienes toda la libertad de hacerlo.

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint
La oveja perdida: Historia de navidad (2P)

La oveja perdida: Historia de navidad (2P)

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint

(2da parte)

Los pastores emprendieron su camino hacia la cueva junto al río. Era el lugar más iluminado aquella noche. Sobre la cueva se veía una estrella gigante como si fuese un aviso de que algo grande está sucediendo.

Mientras en el bosque, Lanita, la ovejita perdida se acababa de escapar de las garras de un lobo feroz. Se tuvo que esconder detrás de un arbusto con espinas, pues el lobo pensó que ella nunca se escondería allí. Lanita salió con heridas y al levantar los ojos vio la estrella. Esto la llenó de esperanzas y salió corriendo hacia allá.

Por otro lado, el pastor de Lanita, gritaba por el bosque: Lanita! Lanita! pero como estaba tan lejos ella no escuchaba nada. Este pastor por haberse ido de la comunidad de pastores se había perdido el concierto de ángeles. No sabía que los demás iban a conocer al niño Rey.

PERO, Dios no se olvida de nadie y envió a un ángel a buscar al pastor perdido. Gracias a Dios el ángel apareció en el momento más oscuro del pastor, cuando el se culpaba por la perdida de Lanita. Estaba a punto de rendirse y ya estaba comenzando a llorar cuando una luz le envuelve y escucha: “No te asustes… Dios me envía a decirte que todo saldrá bien. El Rey está aquí. Todo inicia renovarse. Todo se restaurará. En la cueva bajo la estrella lo verás”.

El pastor se llenó de alegría y comenzó a caminar con fuerza. Tenía ahora como un poder del cielo en el corazón. El lobo vio al pastor pero ni se atrevió a acercarse pues el ángel seguía allí. El ángel de Dios protege a los pequeños y los lobos le temen.

Lanita fue la primera que llegó a la cueva. Era imposible no verla. Había mucha luz. Cuando entró una señora muy linda le sonrió y el hombre le invitó a acercarse. Cuando Lanita se acercó al niño notó que los dolores se aliviaron y sus heridas se cerraron. El niño Rey tenía el Poder para sanar. Lanita se acostó junto al niño y sus lanas acurrucaban al bebé. La madre sonreía.

Entonces llegaron los demás pastores con las demás ovejas. Y las ovejas no podían creer que Lanita estuviera tan cerca del Rey. La oveja más inquieta y curiosa había encontrado un puesto privilegiado. Ellos no sabían todo lo que había sufrido Lanita, tampoco sabían con cuanto cariño fue recibida. No sabían de sus heridas curadas y de su escapada del lobo.

De repente, llegó el pastor de Lanita. Cansado pero con alegría y ve hacia dentro de la cueva. Quien lo diría, un gran Rey naciendo en un lugar lejano y sucio. Había un hombre de pie, le dijo soy José, carpintero. El pastor le saludó y le dijo que había sido invitado por Dios. José le mostró al niño al lado de su madre, pero lo que más asombró al pastor es que su oveja perdida no estaba perdida. Estaba encontrada, amada, sanada junto al niño Rey.

Aquella noche, conocida hoy como la noche de la navidad el pastor aprendió que Dios tiene la forma de encontrar a los perdidos y sanarlos. Y de hacer que se re-encuentren los que se han separado. Lanita se puso de pie y de un salto se abrazaron ella y su pastor. El pastor le dijo: “¡Feliz Navidad!”.

FacebookTwitterGoogle GmailEmailPrint